Skip to main content

Alimentos para Diabéticos

Alimentos para Diabéticos

La pirámide alimentaria es una herramienta que las personas con diabetes pueden utilizar para la composición de una alimentación saludable. Los alimentos en la base de la pirámide son los que se pueden ingerir en cantidad mayor, y los que están en la punta son los que deben ser limitados al máximo.

La pirámide de la diabetes tiene cuatro niveles: en la base se encuentran las féculas o los almidones. En el nivel siguiente, los vegetales y las frutas. Después, la leche, la carne y sus sustitutos y, por último, las grasas y los dulces. Recuerde que esta es solo una guía y que siempre se debe consultar un profesional especializado antes de hacer los ajustes necesarios, de acuerdo con sus exigencias y necesidades.

Almidones

Ejemplos de almidones son: el pan, los cereales, las pastas, los granos como el arroz, el maíz, la avena y el trigo y algunos tubérculos como la papa. Los frijoles y las lentejas también forman parte del grupo de los almidones.

Este grupo de alimentos abarca los carbohidratos, las vitaminas, los minerales y las fibras. Comerlos es importante para cualquier persona; por eso se deben incluir en todas las comidas. Para ingerir almidones de forma saludable, se deben comprar en su forma integral y evitar fritarlos.

Vegetales

Los vegetales abarcan las vitaminas, los minerales y las fibras. Se recomienda la ingestión de tres a cuatro porciones por día. Para ingerirlos saludablemente, prepárelos crudos o cocidos en agua o caldo, sin agregar salsas o aliños; mejor condimentarlos con vinagre y limón o cebolla picada y ajo, además de hierbas y especias al gusto.

Frutas

Las frutas suplen el cuerpo con carbohidratos, vitaminas, minerales y fibras. Comer entre dos y cuatro porciones por día, crudas o cocidas, o en la forma de zumo. Sin embargo, recuerde que ingerirlas enteras –y no en el zumo– llena más y provee cantidades mayores de fibras.

Leche

La leche suple el cuerpo con proteínas, carbohidratos, vitaminas y minerales, en especial el calcio. Cuando vaya a comprar leche, tenga en mente que sea baja en grasa o descremada; haga lo mismo cuando vaya a comprar yogures.

La carne y sus sustitutos

Los sustitutos de la carne incluyen el pollo, las aves, el pescado, el huevo y los quesos. Estos le proporcionan al cuerpo proteínas, vitaminas y minerales y se deben consumir en cantidades pequeñas (entre 110 g y 200 g por día).

Como consejo, retire la grasa de la carne antes de prepararla; la cocción puede ser a la parrilla, a la plancha, al horno, al vapor, cocida o en el microondas; para dar sabor, usar vinagre o limón, salsa para carne, salsa de tomate, soya o picante y adicione hierbas y especias de acuerdo con su gusto. Retire la piel del pollo y de las aves; el huevo debe ser cocido, pero si lo frita, hágalo en aceite de oliva, de canola, o margarina; y los quesos deben ser magros.

Grasas y dulces

Una persona con diabetes debe reducir al máximo la cantidad de dulces y grasas de su dieta. Cuanto menos consuma, mejor será el control sobre el peso y los niveles de glucosa y colesterol en la sangre.

Bebidas alcohólicas

Las bebidas alcohólicas no contienen nutrientes, pero, al contrario, tienen abundantes calorías. Además de comprometer otros aspectos de la salud, afectan negativamente los niveles de la glucosa en la sangre y la cantidad de grasas en el cuerpo, razón por la cual deben ser evitados a todo costo.