Skip to main content

¿Cómo controlar el Peso?

¿Cómo controlar el Peso?

Muchos jóvenes, especialmente las adolescentes, creen que tienen problemas para mantener su peso en un nivel deseable, ya sea que tengan diabetes o no. Hay muchas adolescentes sin diabetes que ganan mucho peso durante el primer año tras la primera menstruación (menarca), especialmente si disminuye la cantidad de ejercicio físico regular que hacen. La causa de eso es porque continúan comiendo la misma cantidad de alimento después de haber parado de crecer en altura.

La mayoría de las niñas solo crece de 6 a 8 cm tras la menarca. El problema es más complicado para las adolescentes con diabetes, una vez que consideran particularmente difícil perder peso. Por lo tanto, es muy importante que esas niñas disminuyan la ingestión alimentaria y las dosis de insulina cuando su tasa de crecimiento esté disminuyendo para que puedan adelgazar saludablemente.

El índice de masa corporal (IMC) es un cálculo que evalúa el peso corporal en relación con la altura. Para calcular el IMC se debe dividir el peso de una persona por el cuadrado de su altura en metros (kg/m²). A partir de esto, el sobrepeso se define cuando hay un IMC superior a 25, la obesidad cuando supera 30 y la obesidad mórbida cuando el resultado es superior a 35 kg/m².

El sobrepeso es el resultado de un consumo mayor de energía de lo que se gasta. Incluso si se considera moderada, la actividad de apenas 30 minutos por día mejora la sensibilidad de insulina, y esto es lo que realmente ayuda a perder peso.

Un estudio británico descubrió que las personas del sexo femenino con diabetes sufren de sobrepeso en la adolescencia y ambos sexos sufren de sobrepeso en la fase adulta. Aproximadamente el 30% de las mujeres jóvenes (y ninguno de los hombres jóvenes) se autosuministraron menos insulina de lo prescrito, con la esperanza de que les ayudara a controlar el peso.

Un estudio sueco reveló niñas con diabetes cerca de 6,5 kg (14,3lb) más pesadas que sus colegas sin diabetes. Entre los 18 y 22 años, su peso permaneció inalterado, pero la HbA1c fue mejor y las dosis diarias de insulina se redujeron significativamente.