Skip to main content

Control de la Diabetes

Control de la Diabetes

Una de las metas más importantes en el control de la diabetes es reducir el número y la severidad de los síntomas, además de los efectos secundarios que se pueden experimentar.

La diabetes no debe obstaculizar las actividades escolares o el trabajo. Es difícil estudiar si su glucemia está muy alta o muy baja, por lo que interrumpe su concentración. Durante la pubertad, su grupo de amigos se vuelve cada vez más importante. Enseñar a los adolescentes a equilibrar una vida social agradable con un buen control de la diabetes es un objetivo fundamental. Con la madurez de la juventud para la vida adulta, y al tener una familia e hijos, este equilibrio se vuelve cada vez más importante. A fin de cuentas, es esencial prevenir los efectos secundarios y las complicaciones de la diabetes.

¿Cómo alcanzar las metas de calidad de vida?

Tradicionalmente, hay tres pilares en la gestión de la diabetes: insulina, planeación de las comidas y ejercicios. El uso de insulina es vital y esencial para la vida, debido a que esta hormona hace falta en el cuerpo. No obstante, los otros dos pilares han sido cuestionados por los expertos en diabetes, máxime en los casos en que los niños y adolescentes están implicados. Comer con sensatez es necesario, pero las comidas que son adecuadas para las personas con diabetes no tienen que ser distintas de las comidas saludables que todos pueden degustar. Igualmente, a todos se les recomienda el ejercicio para que les ayude a alcanzar un buen nivel general de acondicionamiento físico.

En el pasado, el ejercicio fue una parte importante en el tratamiento de la diabetes, pero los estudios más recientes no indican una mejora en el control glucémico. Si sus niveles de glucosa están altos, con la cantidad insuficiente de insulina, puede no ser una buena idea hacer ejercicio. Por tal razón, la actividad física no es más considerada como una parte efectiva en el tratamiento de la diabetes, aunque se recomiende por razones generales.

Algunos médicos han sugerido un cuarto pilar, denominado conocimiento. Un proverbio chino dice: "Dale un pez a un hombre y comerá un día. Enséñale a pescar y tendrá que comer el resto de su vida".