Skip to main content

La Diabetes Gestacional, ¿cómo Diagnosticarla?

La Diabetes Gestacional, ¿cómo Diagnosticarla?

La mayoría de las veces, la diabetes gestacional no presenta síntomas. Sin embargo, en algunos casos puede haber cansancio, mareos, visión borrosa e infecciones frecuentes. Cualquiera de estas manifestaciones puede indicar diabetes en el embarazo y se deben investigar lo más rápido posible.

Como regla general, cada mujer debe medir la glucemia en ayunas durante el embarazo ya a partir de la primera consulta. La diabetes en el embarazo se diagnostica al verificar la glucemia en ayunas o realizar la prueba de tolerancia oral a la glucosa. Cuando la glucemia en ayunas es igual o superior a 100 mg/dl más de dos veces, se confirma el diagnóstico.

El período de embarazo en que es más común la aparición de la diabetes es entre las semanas 24 y 28; en las mujeres con mayor riesgo puede presentarse desde antes. En esta fase, normalmente, el médico solicita una prueba de tolerancia oral a la glucosa, que se realiza con 75g de glucosa disuelta en agua. Si después de 2 horas la glucemia es igual o superior a 140 mg/dl, el diagnóstico es de diabetes gestacional.

Cómo controlar la glucemia durante el embarazo

Los pacientes que están en tratamiento solo con el plan de alimentación deben hacer el control glucémico 3 veces al día, preferentemente, postprandial (1 o 2 horas después de cada comida principal). Si la ecografía obstétrica muestra un crecimiento acelerado del bebé, se recomienda intensificar la medición de la glucemia capilar preprandial y postprandial.

Si la gestante está haciendo tratamiento con insulina, debe medir el nivel de glucosa diariamente en el período preprandial (antes de cada comida principal) con el fin de estimar la necesidad de insulina antes de la comida. Enseguida, debe también determinar la glucemia postprandial (1 hora o 2 horas después de cada comida) para comprobar el comportamiento de la insulina y clasificar el nivel de control obtenido.

Además de ello, se debe monitorizar la glucemia de forma continua durante la madrugada, preferentemente entre las 2:00 y 6:00 de la mañana, con el propósito de evitar la hipoglucemia, ya que puede afectar al bebé.

El control glucémico es muy importante en el tratamiento de cualquier mujer embarazada; por esta razón, se debe hacerlo continuamente. El número de veces y el horario de las mediciones de la glucemia dependen de la necesidad específica de cada paciente.

Fuente:

ADA - American Diabetes Association. Disponible en: http://www.diabetes.org/diabetes-basics/gestational/. Acceso: 06/12/2016.

Revisado: Nov/2016. 059528-160906