Skip to main content

Síndrome Hiperosmolar

Síndrome Hiperosmolar

El síndrome hiperglucémico hiperosmolar no cetósico es una condición común en personas con niveles muy elevados de glucemia, causados por una grave falta de insulina. Personas con diabetes de tipo 2 que presentan hiperglucemia (glucemia alta) corren el riesgo de desarrollarla si no se trata su nivel de glucosa. Si usted tiene esta condición, su glucemia puede llegar a niveles superiores a los 540 mg/dl.

La mayoría de las veces, esta condición se desarrolla paulatinamente y es probable que la persona se sienta cada vez más indispuesta. Cuando su nivel de glucosa sube, su cuerpo tratará de expulsar la glucosa por medio de su orina. Esta pérdida de líquido provoca la deshidratación, lo que lo hará sentirse extremadamente sediento, con la piel seca y con una sensación de confusión. A veces, las personas están tan confundidas que no se dan cuenta de lo mal que se sienten.

Si una persona con síndrome hiperglucémico hiperosmolar no cetósico se deja sin tratamiento, puede sentir somnolencia severa y, en ocasiones, caer en coma. Los altos niveles de glucosa y la pérdida de líquidos pueden hacer que su sangre se vuelva más espesa y ¿qué quiere decir esto? que se pueden formar coágulos sanguíneos, lo que aumenta los riesgos de ataques cardíacos o de accidentes cerebrovasculares. Si usted sospecha que tiene esta condición o ya fue diagnosticado con ella, debe ir al hospital. El tratamiento consiste en la reposición de fluidos y la utilización de insulina para bajar su nivel de glucosa. Asimismo, puede recibir medicamentos para diluir la sangre, con el propósito de reducir el riesgo de complicaciones.

Esta condición es más común en personas mayores con diabetes de tipo 2 y muchos de los que la desarrollan ignoran que sufren de dicha enfermedad. Si usted es uno de esos casos, se tratará de la misma manera; sin embargo, puede que no necesite tratamiento de forma permanente con la insulina, ya que puede controlar su diabetes con dietas y pastillas. Comuníquese con su equipo médico para que le ayude a elaborar un plan de tratamiento adecuado.